Tríptico

Hace unas semanas comenzamos a distribuir un tríptico, dirigido principalmente a las familias, en el que destacábamos la importancia de la lectura en voz alta en los primeros años de la vida, por los múltiples beneficios intelectivos y emocionales que proporcionan. Está ampliamente demostrado que la exposición temprana de los niños al lenguaje de los libros repercute muy favorablemente en su desarrollo lingüístico y, en consecuencia, en la prevención del fracaso escolar. Pero esa inmersión en el lenguaje poético que las madres y los padres realizan con sus hijos favorece además vínculos emocionales entre ellos que de otro modo sería difícil lograr. Esa doble virtud hace de la lectura en voz alta una experiencia primordial para la infancia.

Parte de esos trípticos los hemos editado conjuntamente con la Asociación de Pediatras de Atención Primaria de Andalucía, pues consideramos que su mediación en esa tarea puede ser determinante. ¿Y por qué involucrar a los pediatras en la promoción de ese gesto sencillo y eficaz de leer a los hijos en voz alta? Pensamos que su autoridad puede ejercer una influencia decisiva en las familias, pues sus consejos, liberados de la carga académica y pragmática que a menudo tiñen los discursos escolares, pueden tener más repercusión. Pueden hablar con madres y padres de afectos, placeres, sentimientos, conversaciones, intimidades… en relación con los libros, sin que los abrume el peso de los resultados o las evaluaciones. Pueden hacerles ver que la lectura en voz alta que realizan a sus hijos es también una forma de cuidarlos, de procurarles bienestar, de alentar sus sueños y sus fantasías. Y eso es un gran logro.

En algunos de los enlaces de este blog pueden encontrar iniciativas pioneras en este campo llevadas a cabo en otros países.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *