La música y la danza entran en la cárcel y emocionan a los presos